Terral

Ahora que se acerca el invierno, que este año empezará el 21 de diciembre a las 17:28, y empezamos a notar el frío, probablemente echemos de menos el calor del verano pero seguro que no queremos que vuelva el terral, ese viento del norte que eleva las temperaturas por encima de los 30 ºC y que parece que va a derretir hasta las piedras.

El terral es un viento típico de Málaga que sufrimos todo el año, aunque es más notorio en verano, cuando hace que en nuestra capital el calor sea asfixiante y, aunque se produce por varios factores, el más importante ya lo conocemos: la ley de Gay-Lussac.

Málaga está situada en una depresión conocida como Hoya de Málaga, rodeada al norte por los Montes de Málaga y al oeste por la Sierra de Mijas. Esto quiere decir que los vientos que proceden del norte, del interior de la península, deben bajar las laderas de los montes de Málaga, cuya altura supera los 1000 metros.

Sabemos que la presión atmosférica disminuye con la altura (y por eso se taponan los oídos cuando subimos o bajamos una montaña en coche) y, si en Málaga la presión es de 101300 Pa, es decir, la presión normal, en los Montes de Málaga, a 1000 metros de altura, la presión será de 95000 Pa. Además, en verano el aire está caliente, por lo que el aire de los montes puede estar a 25 ºC o 298 K.

Tenemos entonces que a 95000 Pa (en los Montes de Málaga) la temperatura es de 298 K. En la ciudad de Málaga la presión es de 101300 Pa. Aplicando la ley de Gay-Lussac podemos calcular la temperatura del aire cuando baja a Málaga:

Así que una temperatura veraniega se ha convertido en un calor asfixiante cuando llega a nuestra ciudad.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail
Esta entrada fue publicada en ESO, Segundo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario