Tabla periódica

Si hay una imagen emblemática de la Química es, sin dudar, la tabla periódica de los elementos:

Tabla periódica de los elementos.

Tan conocida es que su estructura ha traspasado las fronteras de la Química y hoy podemos encontrar su diseño en tipografías, de videojuegos o de heavy metal, lo que no significa que no se hayan intentado, desde su publicación por Mendeléyev en 1869, otras disposiciones:

Tabla periódica alargada.

Tabla periódica radial.

Tabla periódica circular.

Tabla periódica espiral.

Pero ninguno de estos diseños se ha impuesto a la tabla periódica que conocemos.

Borrador de la Tabla Periódica.

En sus primeros intentos, Mendeléyev distribuyó los 63 elementos conocidos en su época en una tabla vertical, y así aparecen en su ensayo La dependencia entre las propiedades de los pesos atómicos de los elementos y en su libro Principios de Química ambos de 1869, pero pese a sus virtudes (y sus defectos), esta inicial tabla de Mendeléyev no tuvo mucha repercusión entre los químicos de su momento.

En 1871 publicón una versión corta de la tabla periódica, en la que distribuía los elementos conocidos en 8 columnas asignadas a los números romanos del I al VII, cada una dividida en otras dos columnas denominadas A y B. Esta denominación de los grupos de la tabla periódica permaneció inalterada hasta 1988, cuando la IUPAC decidió, sencillamente, numerar los grupos del 1 al 18.

Tabla periódica corta.

La forma actual, con dieciocho columnas de diferente altura, la forma conocida y reconocida de la tabla periódica, se debe al químico estadounidense Horace Deming quien en 1923 publicó, junto a la tabla corta de Mendeléyev, esta versión semilarga que se popularizó cuando los laboratorios Merck la usaron y distribuyeron en las escuelas estadounidenses en 1928.

Tabla periódica de Demming.

Fácil de visualizar, con el tamaño justo para imprimir en un folio apaisado, con las propiedades químicas de los elementos fácilmente observables y la periodicidad de esas mismas propiedades remarcadas, la tabla periódica semilarga es un icono de nuestros días.

Esta entrada fue publicada en Ciencias, Química. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>