Ácidos, bases y pH

Wilhelm_Ostwald

Wilhelm Ostwald

Arrhenius proponía en su teoría electrolítica que la ley de acción de masas enunciada por los suecos Guldberg y Waage en 1864 podría aplicarse a la disociación electrolítica. Friedrich Wilhelm Ostwald (Riga, 2 de septiembre de 1853 – Grossbothen, 3 de abril de 1932), que acuñó el término mol para referirse a la cantidad de sustancia, usó esta ley para determinar la constante de acidez de muchos ácidos débiles. Ostwald, que recibió el premio Nobel de química en 1909, aplicó sus descubrimientos a la autodisociación del agua ya que, puesto que el agua pura es levemente conductora (en torno a 0,055 μS · cm-1), debía encontrarse parcialmente ionizada según la ecuación: H2O ↔ H+ + OH.

A principios del siglo XIX, los químicos disponían de una explicación sobre la naturaleza de los ácidos y bases, e incluso de una forma de comparar la fortaleza de estas sustancias. Pero no había una forma de medir cuán ácida o alcalina era una disolución, ya que la acidez de una disolución no depende únicamente de la fortaleza del ácido, también está relacionada con su concentración.

Søren Peter Lauritz Sørensen

Søren P. L. Sørensen

Esto cambió en 1909, cuando el químico danés Søren Peter Lauritz Sørensen (Havrebjerg, 9 de enero de 1868 – Copenhagen, 12 de febrero de 1939), director del Laboratorio Carlsberg, financiado por la célebre marca de cerveza, estudiaba la influencia de la acidez y los electrolitos en el comportamiento de las proteínas y enzimas. En 1909 publicó su artículo Enzymstudien. II . Über die Messung und die Bedeutung der Wasserstoffionkonzentration bei enzymatischen prozessen, en el que relacionaba la actividad encimática con el logaritmo del inverso de la concentración de protones en la disolución. Llamó Potencial de Hidrógeno, PH, a este logaritmo, aunque posteriormente se impuso la nomenclatura pH:

formula1

En su trabajo, Sørensen propuso su medida por comparación con el color con una serie de indicadores, el precedente del actual pepal indicador universal o por medidas de conductividad, el precedente de los actuales pH-metros.

Inicialmente, el pH se popularizó entre biólogos y bioquímicos, pero cuando en 1934 el químico estadounidense Arnold Orville Beckman patentó el primer pH-metro, el uso del pH y la escala de pH se univerzalizó en todas las ramas de la Química, permitiendo, por fin, una medida exacta de la acidez o basicidad de un medio.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail
Esta entrada fue publicada en Historia, Teoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario