Ácidos, bases y disoluciones

Las disoluciones acuosas presentas unas características interesantes: hierven a más de 100 ºC y la temperatura a la que hierven va aumentando conforme disminuye el líquido en ebullición, se congelan por debajo de 0 ºC, lo que se aprovecha para despejar las carreteras llenas de nieve o hielo, cambian la conductividad del agua y ejercen una presión denominada presión osmótica.

800px-M_Faraday_Th_Phillips_oil_1842

Michael Faraday

Ya el físico y químico inglés Michael Faraday (Newington, 22 de septiembre de 1791-Londres, 25 de agosto de 1867), publicó en 1834 es su series Experimental Researches in Electricity que muchas sustancias químicas se descmponían cuando, en disolución acuosa, se sometían a una corriente eléctrica. Sustancias a las que denominó electrolitos, del griego ἤλεκτρον (electrón, el nombre griego del ámbar y que se usa en ciencia para referirse a la electricidad) y λυτός (litos, rotura). También a Faraday debemos los términos cátodo, catión, ánodo, anión, ion o electrodo, además de inventar el precursor del mechero Bunsen, descubrir la inducción electromagnética y el descubrimiento del benceno.

disoluc1

No electrolito, electrolito débil y electrolito fuerte.

El propio Faraday ya había descubierto que el agua pura no es conductora ( tiene una conductividad de apenas 0,055 μS·cm-1, o lo que es lo mismo, cada cm de agua ofrece una resistencia de más de 18 millones de ohmios), es una sustancia aislante. Las disoluciones de electrolitos, sin embargo, sí son conductoras de la electricidad y por eso era factible la descomposición electrolítica. Pero no todas las sustacias disueltas son electrolitos: no todas las disoluciones conducen la electricidad, ni todos los electrolitos conducen por igual la electricidad. las disoluciones de electrolitos débiles apenas conducen la electricidad, mientras que los electrolitos fuertes hacen la disolución muy conductora.

02085

Henri Dutrochet

Aunque ebservada por primera vez por el físico y sacerdote francés Jean Antoine Nollet, fue el médico René Joachim Henri de Dutrochet (Néon, 14 de noviembre de 1776 – París, 4 de febrero de 1847) quien en sus Nouvelles Recherches sur l’Endosmose et l’Exosmose descubrió el efecto: cuando dos disoluciones de diferente concentración se ponen en contacto por una membrana que deja pasar el agua, pero no el soluto, o al contrario, el agua pasa de la disolución diluida a la concentrada o el soluto pasa a la diluida, dependiendo de la membrana. Dutrochet habló de endosmosis y exosmosis, fue el químico inglés, Thomas Graham el que acuñó el término osmosis durante sus estudios sobre diálisis. Este proceso es, en parte, el causante de las arrugas de las yemas de nuestros dedos cuando permanecemos mucho tiempo en el agua.

1982-1459_0029, 12/7/02, 4:41 pm, 8C, 6006x5422 (1168+528), 138%, bent 6 stops, 1/10 s, R72.0, G55.0, B70.6 Betterlight Model: 6100 Serial:1534 Lights: Balcar Fluxlite Serial:70185 Filter: Daylight IR Lens: Schneider 5.6/180 Makro-Symmar HM (No14762512) Photographer: David Exton Profile: Adobe RGB(1998) Gamma:2.2

Jacobus van’t Hoff

Fue el primer galardonado con el premio nobel de química, Jacobus Henricus van ‘t Hoff (Róterdam, 30 de agosto de 1852 – 1 de marzo de 1911, Berlín) quien explicó el comportamiento de la presión osmótica. Suponiendo que las partículas disueltas se comportaban como las moléculas de un gas, moviéndose libremente, y chocando contra la membrana semipermeable. La presión osmótica entre dos disoluciones, resultaba proporcional a la diferencia entre las concentraciones en cantidad de sustancia de ambas. Si una de las disoluciones se sustituía por agua pura, la presión osmótica de la otra era proporcional a su concentración en cantidad de sustancia, según la ecuación: Π = c·R·T, donde Π es la presión osmótica, c la concentración en mol·L-1, R la constante de los gases ideales y T la temperatura absoluta, expresión que resulta similar a la ley de los gases ideales.

Sin embargo, van’t Hoff observó que en las disoluciones de electrolitos la presión osmótica era mayor de la esperada y había que añadir un factor de corrección, llamado factode de van’t Hoff quedando la ecuación Π = i·c·R·T.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail
Esta entrada fue publicada en Historia, Teoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario